autor
día
categoria ,
tagged , ,
Permalink


El 90% de la maquinaria ya está en los nuevos talleres de Renfe



Comienzan los cursos previos al traslado desde Farnesio a San Isidro. Los sindicatos creen que el proceso tardará más de lo previsto, hasta febrero.

Los 630 trabajadores de los talleres de Renfe que tendrán que trasladarse desde el barrio de Las Delicias a las nuevas instalaciones del Páramo de San Isidro han comenzado este mes la acciones formativas necesarias, ya que el 90% de la nueva maquinaria se encuentra ya en el interior de las dependencias de 80.000 metros a estrenar.

El contingente de nueva maquinaria, valorado en 34,5 millones, se ha repartido en 36 lotes de los que una gran parte está en proceso de instalación. El reciclaje de los trabajadores sigue un ritmo marcado por lo que serán sus nuevos útiles y corre a cargo de las empresas proveedoras que acordaron en las condiciones de contrato proveer de técnicos de formación.

El ritmo del aprendizaje depende, entonces, de la complejidad de la maquinaria instalada, así como de la especialización de cada grupo de trabajadores para que la agenda de formación no repercuta en el ritmo de los talleres de Paseo Farnesio.

«Las cosas no pueden hacerse precipitadamente y no se puede descuidar la producción para asistir a formación», explicó a este periódico Carlos Baró, vicepresidente de la sociedad Valladolid Alta Velocidad.

Baró también aseguró que con casi todas las máquinas necesarias ya en los nuevos talleres, queda como desafío el denominado lote 32. Éste está compuesto por aquellos útiles que se emplean ahora en Farnesio, pero que deben incorporarse a San Isidro. A menudo, está compuesto por la maquinaria de uso diario de los empleados. «Practicamente tendrá que moverse junto con los propios trabajadores».

El traslado estaba previsto desde este mismo abril y a lo largo de los seis o siete meses siguientes. Baró insiste en que las fechas se mantienen, pero vuelve a desvincular su realización de «cualquier discusión política» sobre plazos. «Se hará de la mejor manera posible cuando se tenga que hacer».

En estos momentos, Baró calcula que la plena adaptación a las nuevas instalaciones «ocupará el resto del año» y en ello incluye tanto un periodo en el que la producción y la plantilla se encuentren entre los dos talleres, así como las primeras y, por fuerza, dificultosas semanas de trabajo de los 630 operarios en su nueva centro.

Los representantes de los trabajadores no dudan del proceso y de que éste culminará con éxito. Pero sí de los tiempos. Para el representante de CCOO en el comité de empresa, Gregorio Díez, existe la convicción de que Renfe presentará un escenario en el que Farnesio y San Isidro convivirán hasta 2016, «posiblemente de noviembre de este año a febrero de 2016».

Como causas, el representante de CCOO señala la acumulación de ajustes que, incluso, no permiten cerrar del todo las obras en los nuevos talleres. «No se trata de grandes cuestiones, sino de obras, podemos decir, más domésticas, pero lo cierto es que retrasan».

Una situación que preocupa a los trabajadores. «En realidad, llevamos 36 meses de retraso sobre los planes iniciales» y la demora repercute, según Díez, «a las dificultades a la hora de realizar de manera fluida la carga de trabajo sin perder encargos».

Carlos Baró, en cambio, niega que exista esa demora por obras. «En estos momentos se está realizando todo lo necesario para instalación y lógicamente, hay dificultades casi a diario, pero el proceso en conjunto está en las mejores manos», señala.

Fuente: Diario de Valladolid

Share