autor
día
categoria , ,
tagged , , , , , ,
Permalink


Un grupo de empresarios alquila la nave de la estación como espacio gastronómico



Un complejo hostelero de referencia con negocios para la degustación, compra de productos alimenticios, celebración de catas e incluso actuaciones para amenizar la estancia de los clientes. Un grupo de empresarios vallisoletanos ha alquilado la antigua nave de Paquexpress, situada en el complejo de la estación de Campo Grande, para convertir sus 1.500 metros cuadrados de superficie diáfana en un espacio gastronómico innovador en la ciudad.

Según ha podido saber este periódico, los promotores han cerrado ya con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) la reserva de las antiguas naves de Paquexpress, situadas junto al aparcamiento de la terminal ferroviaria, para convertirlas en una especie de mercado ‘delicatessen’ donde ofrecer propuestas culinarias novedosas en un enclave muy céntrico. El concepto, explican fuentes consultadas, sería el del madrileño Mercado de San Miguel, un punto de referencia en la capital de España para quienes quieren probar o comprar productos o platos de primera calidad.

El proyecto, que debe pasar aún la tramitación en el Ayuntamiento de Valladolid, estaría ya muy avanzado y devolvería a la vida a unas instalaciones que en los últimos años han tenido diferentes usos, sin que ninguno de ellos se haya consolidado. Fue a finales del pasado año cuando el ente encargado de gestionar los espacios ferroviarios sacó al alquiler este enclave.

Sus ventajas para acoger la actividad que ahora se propone son múltiples. Está bien comunicado con todos los barrios de la capital, cuenta con parada de taxis, varias líneas de Auvasa hacen escala allí y para los particulares se ofrecen cerca de 400 plazas de aparcamiento. Además, al estar relativamente alejado de núcleos residenciales no supondría ninguna molestia para los vecinos.

A poco más de cinco minutos de la Plaza de Mayor andando, su condición de escala de los trenes de alta velocidad que conectan Madrid con el norte de España lo puede convertir también en un punto de destino para el turista, atraído por las cinco denominaciones de origen de vino con las que cuenta la provincia, además de la potente industria agroalimentaria que ofrece la comunidad autónoma de Castilla y León.

Los promotores pretenden instalar varios locales con diferentes propuestas, que permitirían al cliente la degustación ‘in situ’ o la compra de las diferentes propuestas culinarias para llevar a sus domicilios. Al estar situado en unas dependencias por las que a diario pasan cientos de viajeros, también se estaría pensando en habilitar una zona para el descanso de los pasajeros de Renfe.

Su forma rectangular convierte este espacio en un lugar ideal para el proyecto. Por el momento, no ha transcendido la inversión prevista en el acondicionamiento del local ni el número de industriales que estarían dispuestos a ocupar esta nueva oferta hostelera.

En tiempos de San Mateo 

La nave, que comenzó dando servicio como muelle de carga y descarga para los trenes, es ejemplo de la arquitectura industrial de mediados del siglo pasado. Durante los últimos años ha tenido diferentes usos. Fue la sede de la empresa de paquetería Paquexpress, también fue el local de una tienda de deportes y en su interior se han celebrado numerosos eventos como mercadillos de libros y discos, exposiciones varias e, incluso, conciertos, cuando Valladolid celebraba las fiestas de San Mateo allá por el año 1997. Hasta un año después, el recinto dio cabida a diferentes actuaciones dentro del programa de Carnavales. Los Celtas Cortos también lo eligieron para grabar, el 6 y 7 de febrero de 1997, su disco en directo ‘Nos vemos en los bares’.

Con la llegada del AVE, el espacio fue el escenario oficial en el que el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero glosó, el 22 de diciembre de 2007, su gestión en materia ferroviaria tras viajar en el primer tren veloz que conectó la capital de España con Valladolid. Posteriormente, ha acogido una muestra sobre la línea de Alta Velocidad Madrid-Segovia-Valladolid, que han visitado miles de personas. Ahora el proyecto culinario que promueven los empresarios vallisoletanos pretende que este enclave con sabor a tren se convierta en una referencia gastronómica para Valladolid y para el resto de España.

Fuente: El Norte de Castilla

Share